MI GUÍA DE PARÍS

Hacer una guía de París es algo inviable porque siempre se quedaría corta, hay tanto que ver y hacer que es imposible simplificarlo en unas páginas.

Por eso, yo me voy a centrar en sitios gourmet, de menaje y antigüedades, planes con niños y algunos tips que a mí me han ayudado y espero que os puedan servir también a vosotros.

Álvaro y yo vivimos en esta ciudad hace 13 años pero volvemos todos los años un par de veces y nunca deja de sorprendernos. Esta vez, hemos vuelto después de un año por la pandemia y ha sido muy especial, ya que hemos ido con niños y hemos disfrutado muchísimo.

Creo que la mejor forma de dividir esta guía va a ser por zonas o distritos, que en París se conocen como arrondissements:

Mi barrio favorito es Saint Germain de Pres (6ème arrondissement), sus tiendas, anticuarios, galerías, restaurantes, parques y zonas gourmet son una pasada, eso sí, es de los barrios más caros.

En la plaza de Saint Germain están los restaurantes más clásicos y conocidos de París (por tanto caros) que son Café de Flore, Les Deux Magots y Brasserie Lipp (en este último una vez me crucé con Jack Nicolson), famoso por su Chucrut.

Ahora con el Covid, en Les Deux Magots han instalado una terraza en la plaza muy bonita. También ha hecho lo mismo La Societé, este no es tan antiguo pero es de los restaurantes del Hotel Costes mítico en París, por regentar los restaurantes de moda con camareros que son modelos y siempre ser el “place to be”. A mí me encantan los nems y el pato crujiente del Hotel Costes y L`avenue en Avenue Montaigne (la calle más lujosa de París, con las mejores tiendas) y además se come bien.

A la vuelta de la esquina, os encontráis con Le relais de l´entrecot, para ir con niños es perfecto, es un menú único de entrecot fileteado de sus propias vacas, con su salsa secreta inigualable (con un gran % de mantequilla), con unas patatas fritas que son un vicio y una ensalada verde con una vinagreta muy francesa con mostaza un poco picante y nueces.

Siguiendo la calle hacia arriba, podéis tomar el té o desayunar en Ladurée, que está decorado de forma muy especial y merece la pena la visita. Es uno de los sitios donde tienen los mejores macarrons de París.

Otro que me encanta para merendar en el que te puedes sentir que eres una parisina chic, es Angelina pero está en otra zona (226 Rue de Rivoli, 75001) (1er arrondissement). Me encanta su chocolate caliente, una buena recompensa después de recorrerte el Jardin des Tuileries.

Otra pastelería que hay que conocer es la de Pierre Hermé, es una tienda pequeñita pero parece que venden joyas en vez de pasteles. Merece la pena conocerla, al igual que la del famoso pastelero Cedric Grolect (1er arrondissement).

Volviendo a nuestra ruta por Saint Germain, si de ahí giras hacia Rue de Buci, por el camino encontrarás una placita muy mona donde está Flamant, que es una tienda de deco que también tiene una floristería muy bonita y en frente hay una tienda de especias súper cuidada. Esta zona es toda de anticuarios, telas y decoración. Todo el textil espectacular lo puedes encontrar en estas calles.

Muy cerca, la Rue de Buci es siempre una zona divertida a cualquier hora, llena de restaurantitos, bares y boulangeries. A mí me parece súper especial el de la esquina, Maison Sauvage, que puede parecer un poco decadente pero se come bien y tiene unos cocktails ricos, es un plan muy divertido. En esta calle también encontrarás pequeñas tiendas gourmet.

Un poco más apartado, donde los Cines Odeón (íbamos cuando vivíamos allí), está el Hotel Le Relais Saint Germain, con sus dos restaurantes de tapas al lado que tenéis que probarlos, se llaman Le Comptoir.

Para cenar, me gusta ir a Aux Prés. Al lado, han abierto un japo los mismos dueños, todo por la misma zona.

Con niños no podéis dejar de ir al Parque de Luxemburgo, les encanta alquilar un barquito de juguete para jugar en el estanque (lo dirigen con un palo), también pueden dar un paseo en pony, jugar al tenis o entrar en la zona de columpios (previo pago) que está genial pensada, con una tirolina que les divierte mucho (dentro del parque tenéis también un Café Angelina pero nada que ver con el que os recomiendo al principio). Justo enfrente, hay una pastelería donde tienen una de las mejores baguettes de París que se llama La Parisienne, también unos postres muy buenos (en cambio, los bizcochos están como una piedra). Al lado hay una tienda, Marin Montagut, de menaje hecho y pintado a mano muy curiosa, merece la pena verla lo único que es muy cara.

 Una visita obligada es a Le Bon Marché (7ème arrondissement ), un centro comercial que está cuidado hasta el mínimo detalle, tiene de todo y todo entorno al lujo, merece la pena sólo ir para verlo (siempre tiene escaparates bonitos), pero por supuesto, mi gran imprescindible es su “supermercado” en el edificio de al lado, que es La Grande Epicerie de París, es lo que a mí me gustaría montar en Madrid, cada producto seleccionado es de buenísima calidad y todo está cuidadísimo, es enorme y encuentras todo lo que puedas necesitar, eso sí, a unos precios mucho más caros que el mercado normal….

Es un planazo tomarse una tosta o tabla de embutidos y quesos en Bar de La Croix Rouge, cerca de Le Bon Marché.

    Otra zona gourmet que podéis visitar es Beaupassage, donde acaba de abrir Coya, un famoso restaurante asiático que hay en distintas ciudades del mundo, se come increíble pero también es muy caro. Hay una pastelería buena llamada Thierry Marx Bakery, Pierre Hermé (uno de los mejores pasteleros del mundo), una carnicería llamada Polmard con restaurante que tiene muy buena pinta (yo nunca he estado), y una de mis tiendas de queso favoritas, Barthélémy.

    Cerca de esta zona está la tienda Deyrolle, que es un espectáculo y a los niños les alucina, son todo animales disecados, es como ir a un museo. Hablando de museos, para niños tenéis que ir al Museo Nacional de Historia Natural de Francia que está en el Jardin des Plantes (5ème arrondissement), donde también hay un pequeño zoo (no está en esta zona pero merece la pena la visita).

    Al lado de esta tienda tenéis L'Atelier de Joël Robuchon (no es para niños), es muy caro pero se come estupendamente. Joel fue uno de los mejores chefs mundiales (falleció hace poco y es conocido entre otras cosas por el mejor puré de patatas del mundo). Tuvo muchas estrellas (distintos restaurantes) pero creó este concepto de atelier donde comes platos pequeños con un ambiente más desenfadado, me encanta comer en la barra viéndoles preparar todos los platos (cocina vista). Antes del último examen de Le Cordon Bleu fuimos Álvaro y yo a ver si me inspiraba el día siguiente, y para celebrar casi la finalización del curso.

    Para ver el París turístico con niños, a mí me ha parecido muy divertido hacer el recorrido en tuc tuc, se ve todo cómodamente y luego ya vas a lo que más te apetece pero no te dejas nada sin visitar. La Tour Eiffel es visita obligada y es muy agradable hacer un “picnic” en el césped de enfrente, los campos de Marte, comprar algo en una de las tiendas gourmet que os digo y tomarlo ahí… Si quieres una experiencia gourmet redonda, la cena en Jules Verne  es una pasada con las vistas de París. Yo sólo he ido una vez, y el de la mesa de al lado, se arrodilló y sacó el anillo… efectivamente si hay un sitio romántico para pedir matrimonio, es ese jejeje

    En frente, está Trocadero con el museo “Palais de Tokio” donde encontrareis el restaurante Bambini Italiano que está muy bien para ir con niños. Otro más lujoso que tiene una terraza con vistas espectaculares y muy de moda es Le Girafe.

    Otro plan turístico divertido con niños es el viaje en barco (bateau mouche), una forma también de descansar haciendo turismo. Por cierto, os recomiendo llevar “sillita” si tienen menos de 6 años, porque aunque en su ciudad ya no la usen, en París no paras de andar y se agotan.

    En París los sábados hay en todos los barrios muchos mercados itinerantes de comida donde hay puestos de verduras, quesos, embutidos, etc… que merecen la pena visitar. Si necesitáis un súper, a mí me gusta Monoprix, que además tiene ropa básica para niños a muy buen precio y de buena calidad (suena rara esta recomendación pero es así).

    De esta zona podría seguir hablando 2 páginas más porque es el barrio donde vivimos, pero creo que estos son mis favoritos… 

     Otro de mis barrios favoritos es sin duda Le Marais (3éme y 4éme arrondissements), el barrio judío, es por eso que algunas tiendas están cerradas el sábado (sabbat) pero abre todos los domingos y siempre está muy animado.

    Ha abierto recientemente Eatataly una súper tienda italiana con supermercado de todos los productos italianos y también puestos, donde comer o llevarte comida. Es chulo, pero nada que ver con el de Nueva York o los de Italia.  Al lado, también ha abierto la tienda Antrophology que siempre es divertido ir y tienes ropa y cosas para la casa.

    Le Marais tiene un ambiente más joven, divertido y alternativo que el barrio anterior, podéis visitar el Centre Pompidou, un museo de arte contemporáneo construido en un edificio muy innovador de los años 70.

    Para comer me encanta Miznon, la coliflor asada o sus “bocadillos” rellenos son una delicia. Para merendar una crepe dulce o salada o incluso comer, ir a Café Breizh. Otro sitio donde comer divertido tipo Street food es Le Marché des Enfant Rouge.

    Chez Julien es uno de mis restaurantes favoritos de París, tiene una decoración clásica, con un techo antiguo increíble y luego contrastan con una música muy animada. Además, la comida está muy buena. Os recomiendo ir por la noche que es más divertido.

     • Cerca de Le Marais, está Etienne Marcel (2ème arrondissement), un barrio mucho menos conocido pero con una calle llena de restaurantes y tiendas gourmet que me divierten muchísimo. También hay una tienda de cosas de segunda mano, Kiliwatch, que merece la pena ver como curiosidad, y quizás encuentres algo que te divierta. Hay una tienda pequeñita de especias que se llama Chez Bruno que me encanta, también hay unas tiendas grandes para profesionales de hostelería con mil gadgets de cocina, menaje, salsas e ingredientes donde me pasaría horas, pero entiendo que es para un público más profesional del tema aunque puede comprar todo el mundo. Si os gusta el foie hay un pequeño restaurante con su tienda de foie donde se come muy bien, Le Comptoir de la Gastronomie.

     •  Otro plan de fin de semana indispensable es ir a las pulgas, Marché aux Puces Porte Cligniancurt (18ème arrondissement), si vais en metro os sorprenderá que hay un mercadillo gigante con puestos un poco “chungos” con gente como “trapicheando”, eso NO es el mercado de las pulgas… hay que seguir andando hasta Rue de Rosiers y encontraréis pequeñas tiendecitas y pasajes con tiendas de antigüedades, al final del todo hay un restaurante que está bien si vais a recorrer las pulgas que se llama Ma Cocotte (no es para ir ex profeso pero si estás ahí se come bastante bien, un entrecot y un creme brulee).

    Cerca está Montmartre, la verdad es que hacía muchísimo que no iba porque es muy turístico, pero esta vez he ido con los niños y les ha encantado, podéis subir en el funicular para ahorraros las mil escaleras hasta llegar al impresionante Basilique du Sacré-Cœur. También hay un trenecito que te hace un recorrido y la plaza de los pintores no os la podéis perder, encontrarás un montón de pintores con su caballete y lienzo dispuestos a hacerte un retrato o caricatura, todos con estilos distintos. En esta zona no os recomiendo comer ya que es todo muy turístico, pero si queréis tomar una creppe seguro que están bien.

     • En la zona de Ópera (9ème arrondissement) está el nuevo restaurante COCO que es muy bonito el interior y su terraza.

     Cerca está “Lafayette”, hay dos centros comerciales en parís Lafayette y Printemps que son de toda la vida, ambos han puesto una zona gourmet muy chula, en Lafayette es en el ático con restaurantes con barra donde picar distintas cosas, uno de ellos tiene una terraza con vistas espectaculares donde es divertido tomarse un vino al atardecer.

     • La Place du Madeleine (8ème arrondissement), aparte de ser una plaza muy bonita (este plan no es tan para niños) es una plaza muy gastronómica,  tiene la tienda Baccarat con su restaurante, luego restaurantes especializados (con tiendas) de trufa, caviar y salmón, también las tiendas gourmet más famosas de París, Hediard y Fauchon, así como la tienda de las famosas mostazas Maille.

    • Otros de mis restaurantes favoritos de esta ciudad que están en barrios diferentes a los anteriormente mencionados son: 

    Para mí, el restaurante chino mejor que he estado, tiene una estrella Michelin y está en un hotel impresionante, merece la pena hacer «tour» para verlo. El hotel se llama Shangri-la Hotel (16ème arrondissement). Si vais tenéis que pedir el pato laqueado lo hacen con la piel súper finita y crujiente, y el segundo servicio del pato es como picadito con verduras riquísimo (normalmente en los chinos, el segundo servicio del pato te lo dan en una sopa de pato o algo parecido que no me suele gustar), eso si, hay que pedir con ojo para que no sea muy caro, por ejemplo, el vino es carísimo así que hay que «medirse» un poco. Yo no pedí postre porque no soy muy fan de los postres chinos.

    Si quieres comprarte el mejor croissant del mundo, tienes que ir a Du pain et des idees (10ème arrondissement), es increíble, no he probado cosa igual, eso si, está lejos y no pilla a mano…

    Si queréis ir a un sitio divertido, donde tomaros una buena hamburguesa o un estofado, os recomiendo FERDI (1er arrondissement), un pequeño bistró con influencia española muy auténtico.

    El chef Gregory Marchand se «ha hecho» con la calle Rue du Nil, ya que en ella tiene 3 establecimientos. Se llama Frenchie (2ème arrondissement) en recuerdo a como le llamaba Jamie Oliver cuando trabajaba para el en las cocinas de fiftheen en Londres. Tiene un restaurante que según me han dicho es la pera pero que no abre los fin de semanas y además siempre está lleno, por lo que no pudimos ir. Pero lo que si conocimos, fue su nuevo concepto de comida rápida, con un local enano, en la misma calle, de mesas altas y bajas. Puedes comer insitu o llevarte unos sandwiches y perritos calientes buenísmos. Yo probé el de langosta y estaba increíble, había otro como de carne mechada con remolacha que también estaba muy rico.  El postre, en cambio, me decepcionó ya que la base de la tarta de limón estaba cruda. Pero es un sitio divertido y muy recomendable para comer rápido pero bien. Entre estos dos estilos tan opuestos el chef ha creado también otro local intermedio que es el Bar à vins que no he estado pero la carta tiene muy buena pinta. En mi próxima visita espero conocer el restaurante Frenchie.

    • Un súper descubrimiento de este viaje (Gracias a un tip que me dieron en IG) es la App de caza flashinviders, que se trata de ir buscando con el móvil por las calles unos dibujos hechos de azulejos que escaneas y te dan puntos, hace que los niños estén súper motivados a seguir andando y visitando zonas buscando sus dibujos…

     • Ahora están muy de moda todos los restaurantes de la web www.paris-society.com pero hay que reservar con tiempo porque están súper solicitados.

     • París está llena de museos y planes culturales, imprescindible de conocer es el Museo Louvre (1er arrondissement) que es un espectáculo, y luego visitar los jardines del Palais Royal (tiene tiendecitas) y un paseo por Tullerías (incluso recorrerlas en bici de alquiler).

    Mi museo favorito es el Musée d'Orsay (7ème arrondissement), me encanta el impresionismo, la cafetería/restaurante es justo donde el reloj gigante que es muy curioso.

    Otra joya que no conoce mucha gente es el Museo Rodin (7ème arrondissement), que es una maravilla, sobre todo pasear por su muy tranquilo Jardín de Esculturas.

    Otro planes son la visita a la Fundación Loui Vuitton (16ème arrondissement). Siempre que vayas mira las exposiciones que hay en el Grand y Petite Palais, qué siempre son apetecibles. También, podéis visitar la Fundación Cartier (14ème arrondissement)

    No os podéis perder Notre Dame (4ème arrondissement), es un espectáculo. No sabéis la pena que me dió cuando la vi ardiendo, pero ya está muchísimo mejor, junto con el Arco del Triunfo (8ème arrondissement) y los Inválidos (7ème arrondissement), son monumentos obligatorios si es la primera vez que vas a París.

    Si vais más días, un plan muy divertido para ir con niños (a parte de Eurodisney claro) es ir a Versalles (15ème arrondissement), es impresionante el palacio, pero tengo que reconocer que a mi lo que más me gusto a parte de sus increíbles jardines fue la aldea de la reina María Antonieta.

    Bueno, creo que esta guía está siendo un poco larga, pero es que como os he dicho al principio, París es tan apasionante que no puede resumirse en una guía, estos son mis básicos pero hay mil planes y opciones más.

    Para no "saturaros" si os parece, iré actualizándola para que podáis ir ampliando recorridos!

    Espero que os gusten mis tips y disfrutéis mucho cuando vayáis a esta maravillosa ciudad.

    false